Dogo Argentino

Dogo Argentino Un Noble Patriota Luchando Por Volver Del Destierro !!!!!

Últimos temas
» LA DIETA ANTIGUA DE LOBOS Y PERROS SALVAJES
Dom Feb 16, 2014 2:51 pm por Casiopea

» Nuevo Estudio. Cambio biológico del perro frente al Lobo
Jue Ago 29, 2013 2:50 pm por Casiopea

» Nuevo descubrimiento sobre la artrosis en los perros
Lun Ago 19, 2013 3:34 pm por Casiopea

» hola foro..
Miér Jun 12, 2013 9:29 pm por adrian gimenez

» CONSULTA SOBRE PESO Y ALTURA DE UN DOGO DE 9 MESES
Vie Dic 07, 2012 10:31 am por Seba13v

» hola foro!! mi pregunta es sencilla
Mar Ago 21, 2012 3:43 am por airon

» hola foro!! mi pregunta es sencilla
Mar Ago 21, 2012 3:43 am por airon

» presentacion y consulta
Miér Mayo 02, 2012 11:26 am por marcemas

» INDIA e ISABEL DESDE ANDORRA!!!
Miér Feb 22, 2012 5:08 pm por Sergio Muñoz

Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Conectarse

Recuperar mi contraseña


CONSIDERACIONES SOBRE EL TIPO Y LA FUNCIONALIDAD - PROBLEMAS Y SOLUCIONES Parte 1

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

CONSIDERACIONES SOBRE EL TIPO Y LA FUNCIONALIDAD - PROBLEMAS Y SOLUCIONES Parte 1

Mensaje por Admin el Vie Dic 12, 2008 10:14 pm

Por Prof. Werner F.Kirschbaum B. Sc. Agr. y Dr.Otto Schimpf
Introducción
Durante las varias exposiciones, del último año, nos reunimos ambos jueces y durante los encuentros analizamos la situación actual en que se encuentra la raza Dogo Arg. En general, sus problemas y posibles soluciones. Luego de un análisis exhaustivo de la raza, llegamos felizmente a las mismas conclusiones. Dado que sobre este tema existen una enorme cantidad de opiniones verbales, la mayoría con características de juicios apresurados, con una alta dosis de empirismo, resulta importante dejar asentadas por escrito nuestras conclusiones, como una contribución a la raza.
De esta forma pueden surgir nuevos argumentos al respecto, que se agreguen a omisiones o falencias del presente documento.
A continuación hacemos las diferentes consideraciones sobre los distintos parámetros de la raza.
Proporción
Los problemas de proporción afectan directamente a toda la estructura.
El Dogo Arg. Es un perro que jamás debe ser corto y tampoco debe mostrarse largol. La indicación es que no debe ser más del 10% más largo que su alzada. Vemos perros que superan esta medida, perdiendo firmeza en su línea superior. Si ello se debe a que es largo de lomo aparecen malas angulaciones y aplomos traseros deficientes con pérdida de balance en el perro. Tampoco puede ser corto, resultando mas alto que largo, que hacen que el perro tenga una tendencia a amblar presentando angulaciones abiertas y aplomos deficientes. A veces encontramos perros con una buena proporción, pero resulta que son largos de lomo y cortos de grupa, o poseen la grupa muy caída, con equivalentes consecuencias desastrosas en su estructura. La falta de proporción siempre le quita rendimiento al trabajo, pues el perro tiene que tratar de compensar su consecuente falta de equilibrio estructural.

b.-Angulaciones
Debemos tomar en cuenta que el dogo en sus movimientos de traslación en su trabajo, corresponde a un trotador de aguante y a un galopador normal, es decir intermedio en ambos andares. Ambos fácilmente definibles y acomodados a su acción. Se muestra como un galopador continuo y en ocasiones debe ejercer un rápido pique, para lo cual debe estar bien construido.Jamás corresponde a casos extremos como la carrera de un galgo, con su correspondiente tibia larga, ni tampoco a la de un trotador de amplia cobertura de tren trasero y delantero. Por lo tanto con angulaciones medianas entre las que poseen los tipos extremos, le permite desarrollar sus andares de rendimiento y aguantador necesarios para la caza, que son típicos de la raza. Las angulaciones muy abiertas o cerradas, surgen de marcados defectos de proporción y estructurales, con la consecuente pérdida de balance.

c.- Aplomos
La incorrecta proporción y los defectos estructurales, afectan ambos a las angulaciones afectando consecuentemente a los aplomos, tanto en el tren delantero como en el trasero. En el tren trasero, los lomos largos, que generalmente presentan grupas cortas, hacen que el perro para compensar el efecto sobre las angulaciones y el apoyo de las patas, se vea necesitado a juntar los garrones, para compensar el desbalance. Las tibias excedidas en largo producen gran flojedad en los garrones, afectando en gran escala los aplomos traseros. En el tren delantero la falta de angulaciones, afecta y presenta una falta de antepecho, con codos flojos y manos abiertas en el apoyo de las mismas. En general en los dogos encontramos falta de angulaciones y en algunos casos graves discordancias entre las angulaciones de ambos trenes, con consecuencias no deseadas en el resto de la estructura del perro.

d.-Balance
Es un parámetro que pocas veces se considera y es frecuentemente desvirtuado por las paradas forzadas o “stay” con que nos muestran los perros en las exposiciones. El balance es fácil de apreciar, cuando se pone de manifiesto, en un perro parado naturalmente, sin ninguna clase de ayuda, con el equilibrio que muestran todas sus partes. Es como una mesa de cuatro patas, que se muestra firme. Todas las partes se corresponden y están perfectamente ensambladas para darles firmeza y equilibrio. Una buena estructura y proporción, produce siempre un buen balance. En los dogos, por causas que resultan evidentes, encontramos pocos perros con balance, que resulte satisfactorio.

3.-Movimiento
La armonía, que conforman todos los parámetros antedichos, se pondrá ampliamente en evidencia, en el movimiento de traslación del perro. Como el dogo, durante la cacería, debe moverse incansablemente hasta alcanzar su presa, su estructura no puede claudicar en ningún momento. El movimiento es la prueba de fuego, donde ningún defecto estructural pasa desapercibido, manifestándose indefectiblemente. El perro comienza a claudicar donde primeramente siente el defecto. La cuerda siempre se rompe por la parte mas fina. Cuando movemos dogos es frecuente, que lo primero que nos llama la atención son perros que aflojan y terminan cediendo en su línea superior. Ello se debe a que además de una debilidad en la parte superior el efecto es acentuado por un lomo largo sumado a una grupa corta. Esta falencia es sumamente grave, puesto que si el empuje trasero no se transmite al tren delantero, a través de una columna firme, el esfuerzo mecánico de las patas traseras se malogra. Luego observamos muchas veces, la falta de continuidad del esfuerzo trasero, en las manos delanteras.
Ello se debe fundamentalmente a la falta de alcance del tren delantero, acentuado por una falta de alcance de las manos, sumado a una falta de firmeza de los ligamentos, que afirman todo el tren delantero al tórax. Ante esta situación el perro no tiene mas remedio que bajar la cabeza para atajar el impulso trasero y poder tirar el perro hacia adelante. Observamos en el movimiento falencias en el tren trasero, que es menos crítico, que la firmeza superior y el alcance delantero. Las patas traseras solamente tienen que empujar el perro hacia adelante, firmemente adosado en la articulación de la cadera, sin depender de otros factores. Pero esas grupas altas y caídas le quitan mucho las posibilidades de otorgar al perro unas buenas angulaciones traseras y un buen desarrollo del muslo quitándole fuerza al mismo, hacen que el empuje trasero resulte pobre y le falte amplitud. Para corregir estos defectos tenemos que lograr un perro bien proporcionado, con línea superior firme, por poseer un dorso firme y una grupa larga y bien posicionada, que como consecuencia nos muestra un lomo preferentemente corto. El largo correcto, es un dorso el doble del largo del lomo y con una grupa 2/3 del largo del dorso. Además tratemos de obtener un dogo con una escápula larga, con un buen antepecho, que permita un húmero suficientemente desarrollado, para permitir una angulación equivalente a la trasera, otorgándole el alcance necesario. En el tren trasero busquemos un suficiente largo de grupa con buena colocación, que permita un muslo amplio y angulaciones traseras deseadas.
Tomemos en cuenta, que los defectos de aplomos y del paralelismo en ambos trenes, provienen siempre de deficiencias estructurales, que consecuentemente producen claudicaciones compensatorias. El perro ante esta situación baja rápidamente su rendimiento de trabajo mostrándose fatigado y frecuentemente dolorido.





1.-Tipo
La raza es el producto de la selección funcional como perro de jauría en la caza mayor o de montería, que le imprimió un sello inconfundible. Su tipo surgió de aquella fuerte presión selectiva. Mientras se mantenga la misma ya sea en el deporte de la caza o pruebas equivalentes, el tipo se mantendrá y será su mejor solución para no desviarse del mismo.

2.-Estuctura
La estructura es el producto de una serie de parámetros íntimamente concatenados y dependientes entre si.
Encontramos en este momento en la población de dogos, gran variabilidad en su estructura, que marcan serios defectos. Ello sucede siempre en razas relativamente nuevas como es el caso del dogo. Esto en muchos casos perjudican su capacidad funcional y hasta le hacen perder tipicidad.
Observamos perros construidos incoherentemente. No concuerda en ellos su parte delantera con la trasera. Parecen trozos de distintos perros ensamblados entre si.
La única solución para corregir estas falencias, es cruzar con perros correctos, sobre todo considerando la región defectuosa. Tratar de corregir con el defecto opuesto, por ejemplo cruzar con mayor altura, que la correcta para solucionar una deficiencia de alzada, constituye un grave error desde el punto de vista de selección con base genética. Tratándose en este caso de un fenómeno de herencia poligénica se obtiene una gran dispersión del factor en la progenie con una pobre solución para mejorar el problema considerado.
A continuación consideramos cada uno de los parámetros concernientes a la estructura separadamente.

a.- Proporción
Los problemas de proporción afectan directamente a toda la estructura.
El Dogo Arg. Es un perro que jamás debe ser corto y tampoco debe mostrarse largol. La indicación es que no debe ser más del 10% más largo que su alzada. Vemos perros que superan esta medida, perdiendo firmeza en su línea superior. Si ello se debe a que es largo de lomo aparecen malas angulaciones y aplomos traseros deficientes con pérdida de balance en el perro. Tampoco puede ser corto, resultando mas alto que largo, que hacen que el perro tenga una tendencia a amblar presentando angulaciones abiertas y aplomos deficientes. A veces encontramos perros con una buena proporción, pero resulta que son largos de lomo y cortos de grupa, o poseen la grupa muy caída, con equivalentes consecuencias desastrosas en su estructura. La falta de proporción siempre le quita rendimiento al trabajo, pues el perro tiene que tratar de compensar su consecuente falta de equilibrio estructural.



info http://www.mundodogoargentino.com.ar/art_tipo.htm

_________________
( dankaiser03@hotmail.com ) l2rojo@gmail.com

Admin
señor dogo
señor dogo

Cantidad de envíos : 181
Fecha de inscripción : 08/12/2008

Ver perfil de usuario http://el-dogo-argentino.forosactivos.net

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.